RAMON DE SENTMANAT

HIJO DE PEÑISCOLA, EN LA GUERRA DE INDEPENDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA(1)



No siempre ha sido valorada la contribución de España a la guerra de independencia norteamericana a pesar de que existen numerosos e importantes trabajos que se han dedicado a este asunto con gran profundidad(2). Y es justo reconocer, por otro lado, que la participación española sólo respondió a la defensa de sus propios intereses, con el objetivo último, debilitando a Gran Bretaña, de recuperar Gibraltar y Mahón. Pero no puede negarse que, como beneficio indirecto, los insurgentes norteamericanos obtuvieron un apoyo estratégico (al tener que desviar los británicos tropas contra los españoles que les eran muy necesarias en su enfrentamiento con ellos), logístico (España les facilitó más de 200 cañones, 80.000 fusiles, 30.000 uniformes, ...) y económico (valorado en varios millones de reales, que sirvieron para pagar los primeros sueldos a las tropas de Washington)(3).



Las acciones de hostigamiento llevadas a cabo por los españoles tienen su origen en la Real Cédula de 24 de julio de 1779 por la que Carlos III ordena que se emprendan “contra las fuerzas y establecimientos ingleses las expediciones que juzguen oportunas y conducentes al bien de la Nación y al honor de sus Armas“ y en ellas destacó por su audacia e iniciativa el Gobernador de la Luisiana, Bernardo de Gálvez, ocupando sucesivamente el fuerte de Manchac ((7 de septiembre), Baton Rouge (21 de mismo mes), Mobila (14 de marzo de 1780) y, por fín, Pensacola (10 de mayo de 1781), lo que supuso para España la adquisición de toda la Florida Occidental.



En estas acciones Gálvez capturó más de 2.000 prisioneros y 200 cañones, empleando tres tipos de tropas, base de todo el sistema militar borbónico en América. Por un lado, tropas permanentes cuyos regimientos eran conocidos por su apelativo de “Fijos”, que constituían el ejército de dotación; en segundo lugar, el ejército de refuerzo, formado por unidades enviadas desde la Península, con carácter temporal y relevadas periódicamente; por último, las Milicias, integradas por “blancos, pardos y morenos”, que sólo cobraban sueldo durante los períodos de instrucción o cuando eran movilizados para las campañas.





Uniforme del Regimiento del Rey en la época de Sentmanat



Y entre las unidades de refuerzo de las que dispuso Gálvez, concretamente en el Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey nº 1, se encontraba un capitán nacido en Peñíscola, al que ahora vamos a referirnos con un cierto detalle.



Ramón Mª de la Merced de Sentmanat y Copons, nació en Peñíscola el 17 de octubre de 1754, cuando su padre, el Mariscal de Campo José Sentmanat y Oms, ocupaba el cargo de Gobernador de la ciudad, en la que residía con su mujer Manuela Copons(4). Con sólo siete años ingresó como cadete en el Regimiento de Lombardía, pasando en 1763 al Inmemorial del Rey en el que permaneció durante casi veinte años, ascendiendo a Subteniente en 1767, obteniendo el grado de Teniente en 1774, año en el que también logró acceder a Subteniente de Granaderos y, al siguiente, al empleo de Teniente(5).



Es entonces cuando, encontrándose destinado en La Habana(6), embarca con dirección a Pensacola para incorporarse a las fuerzas que manda Bernardo de Gálvez.





Portada de la Hoja de Servicios de Ramón de Sentmanat



Este ha intentado en tres ocasiones el ataque a Pensacola pero en todas se ve forzado a desistir, en febrero y octubre de 1780 por el mal estado de la mar y en marzo del mismo año por las profundas discrepancias existentes entre marinos y militares embarcados. Por fin, el 28 de febrero de 1781 sale de La Habana la expedición compuesta por 3.179 individuos de los que 1.543 son tropas embarcadas y el resto tripulaciones de los buques. Del regimiento del Rey suben a bordo las compañías 1ª y 2ª de granaderos, en el navío San Ramón, la fragata Santa Cecilia y el paquebot San Pío, incorporándose a la expedición el coronel Luis Rebolo, el teniente coronel Miguel Peláez y los capitanes Vicente Amorós, Antonio Miralles y Ramón Sentmanat(7). El resto de las tropas pertenecen a los regimientos Navarra, Príncipe, España, Soria, Guadalajara, Hibernia, Aragón y Flandes.



Por parte británica, forman la guarnición novecientos seis soldados de los regimientos Waldeck, Royal Artillery, Pennsylvania y Maryland Loyalists y West Florida Royal Forresters, un centenar de paisanos, además de quinientos indios, cincuenta negros y doscientos setenta y nueve marinos. Durante la noche del 9 de marzo desembarcan los granaderos y los cazadores en la parte occidental de la isla de Santa Rosa, que cierra la entrada a la bahía, averiguando que los británicos no habían reforzado el fuerte que esperaban encontrar allí los españoles.



Y, de nuevo, como ocurrió en marzo del año anterior, aparecen las diferencias entre Bernardo de Gálvez, General en Jefe de la expedición, y José Calvo de Irazábal, Comandante de la Escuadra, quien se resiste a entrar en la bahía si no son ocupadas previamente las baterías que la defienden. Tras un larguísimo intercambio de pareceres, del que ha quedado constancia en una extensa correspondencia, Gálvez toma el mando del bergantín Galveztown, la balandra Valenzuela y dos lanchas cañoneras, únicos buques que de él dependen, y el 18 de marzo penetra en la bahía bajo un intenso fuego enemigo. Los marinos ceden y siguen a Gálvez al día siguiente, con la excepción del San Ramón, al mando de Calvo, que por haber tocado fondo , queda al margen de la expedición.



Por fin, Gálvez puede disponer sin oposición de todas las fuerzas para iniciar el sitio de Pensacola. Además, a finales de abril recibe un importante refuerzo con la llegada de la escuadra de José Solano, con tropas de los regimientos Mallorca, Rey, Guadalajara, España, Toledo, Aragón, Navarra, Hibernia, Voluntarios de Cataluña, Habana, Luisiana y más de quinientos franceses. En total son 7.677 los hombres que sitian la fortaleza, logrando la rendición de la plaza el 9 de mayo. Las tropas españolas tuvieron 74 muertos y 198 heridos, entre ellos el coronel Luis Rebolo, que falleció en combate el 30 de marzo.





Fragmento de un grabado con la captura de Pensacola



Para Gálvez supuso el condado de ese mismo nombre, incorporando a su escudo de armas un bergantín, con un gallardete en el que figuraba el mote YO SOLO(8), y una flor de lis(9). Por su parte, Ramón de Sentmanat recibió, como gracia especial, el grado de Teniente Coronel con sueldo de Capitán(10).





Ramón de Sentmanat, Comandante del Escuadrón de Dragones de América en 1807



Sentmanat embarcó durante el mes de agosto en la fragata Santa Clara y desde el 14 de enero al 14 de mayo siguiente en el navío San Juan, permaneciendo, entretanto, en La Habana. En octubre de 1784 obtuvo la licencia para contraer matrimonio con María Ignacia de Zayas y Chacón, nacida en La Habana en 1767.



En 1789 pasa agregado al regimiento de Dragones de América, alcanzando el grado de coronel en septiembre de ese mismo años. Asciende a comandante efectivo de Caballería el 19 de agosto de 1803, a brigadier en 1811 y a teniente coronel de Caballería en 1820. Por Real Cédula de 13 de mayo de 1816 había sido declarado Caballero de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.



Notas:



Volver a Biografias