vol_hon.jpg (49K)



UN “ESTADO MILITAR” DEL EJERCITO DE VOLUNTARIOS HONRADOS DEL REINO DE VALENCIA(1) - 001


No es ésta la ocasión de analizar con detalle la denominada “Guerra contra la Convención” que, en las postrimerías del siglo XVIII, enfrentó a España y a Francia, entre otras razones porque ya existen suficientes estudios sobre ella(2), pero la reciente localización de un magnífico grabado en el que figuran las tropas que se crearon en el reino de Valencia con ese motivo, nos ha animado a recordar algunos detalles de su efímera existencia.

Tradicionalmente, la provincia de Castellón, al igual que el resto del reino de Valencia, disponía para su defensa de unas milicias urbanas, que se activaban en mayor o menor medida conforme el peligro amenazaba a la población, habiéndose comprobado documentalmente la resistencia, tanto por parte de los ayuntamientos como de los propios ciudadanos, a mantener operativas dichas milicias, ya que nunca era considerada tan inminente esa amenaza.

Tenemos constancia de diversas disposiciones reales a lo largo del siglo XVIII, en las que se confirma la exención del reino de Valencia para contribuir a la formación de regimientos de milicias provinciales, que, desde que fueron reorganizados en Castilla en 1734, constituyeron el refuerzo del ejército permanente(3).

Propiciado por el marqués de la Ensenada, Secretario del Despacho de Guerra durante el reinado de Fernando VI, se produce un intento de crear regimientos de milicias provinciales en el reino de Valencia en 1754, ordenándose el 9 de abril al brigadier Francisco Antonio Tineo, Inspector General de las Milicias, la organización y al capitán general de Valencia, duque de Caylús, la realización del censo del vecindario para distribuir los regimientos. El cese del marqués de la Ensenada el 20 de julio explica el abandono de la idea de la creación de estas tropas de las que no vuelve a hablarse hasta transcurridos cuarenta años(4).


El nacimiento de los Voluntarios Honrados


La negativa evolución de la guerra contra la Convención llevó al capitán general de Valencia, duque de la Roca, a proponer al Rey la creación de un cuerpo armado provisional, compuesto por ciudadanos cabezas de familia, y por Real Orden de 27 de mayo de 1794 se publicó un “Reglamento para la formación de un pie de exército de voluntarios honrados en el Reyno de Valencia” por el que se dispuso la recluta de voluntarios por el tiempo que durase la guerra(5), para “auxiliar a nuestras provincias fronterizas, si fuesen atacadas con ventaja por los franceses”(6).

Los 28 batallones previstos se iban a formar inicialmente con mil hombres cada uno, recibiendo el nombre de los corregimientos que los iban a nutrir. Aunque Sevillano(7) menciona una cifra muy cercana a los 30.000 voluntarios (incluyendo 2.600 artilleros y 1.380 de a caballo), Gascón(8) cifra en 40.000 los que se pretendía captar y Aymes(9), con 28.000, lo acerca al primero de los citados, creemos que las expectativas no se cumplieron y, así, sabemos que poco más de 540 hombres de Valencia se ofrecieron al comenzar el reclutamiento para incorporarse, aunque Boix(10) afirma que en enero de 1794 “ascendían a once mil los que espontáneamente se alistaron” y es ya conocido que 1200 castellonenses pasaron a formar parte del cuerpo armado, formando un batallón con diez brigadas al mando del comendador Juan Bautista Vallés, ocupando empleos subalternos, entre otros, el marqués de Brategui, Pedro Ros barón de la Puebla, Joaquín Giner y Basilio Martí(11). Al frente de los dos batallones de tropa ligera creados en la Gobernación de Morella quedó el teniente coronel Rafael de Pedro, Caballero de la Real Maestranza de Valencia(12). Rocafort nos detalla a los que se nombraron en Castellón para los Voluntarios, que fueron 240 de a pie y 60 de a caballo. Respecto al número de castellonenses que fueron incorporados a las unidades regulares, previo sorteo, en 1794 y 1795, totalizando 122 y 58 respectivamente(13).

El Manifiesto que presenta la ciudad de Valencia del servicio hecho a S.M. durante la guerra con la Francia por si y demas pueblos de sus gobernaciones, publicado en Valencia en 1797, nos describe la composición del que llama “Exército del Estado de Voluntarios Honrados”, que comenzó con 26 batallones de Infantería de línea, 2 de tropas ligeras, 23 compañías sueltas de Caballería y un cuerpo de artilleros de 2.600 plazas, totalizando 29.300 hombres de tropa, llegando a tener alistados a 54.000 cuando lo “obligaron los progresos de los Franceses en Cataluña”. Comprobamos que las Gobernaciones de Montesa y Cofrentes no dieron suficientes alistados para formar unidades con su propio nombre y, por el contrario, Murviedro sí logró tenerlas.

También detalla el Manifiesto la contribución a la campaña de soldados voluntarios y de quinta de las diferentes localidades castellonenses, alcanzándose los 3.318 hombres:


GOBERNACION DE CASTELLON DE LA PLANA (Quinta de 1795: 247)


Artana 22

Castellón 125

Soneja 10

Almenara 21

Chova 2

Sot de Ferrer 14

Almasora 33

Chilches 12

Villarreal 84

Algar 5

Eslida 4

Villavieja 7

Alcudia y Veo 2

Llosa 9

Valle de Uxó 78

Ahin 1

Mascarell 8

Benafer 10

Alfondiguilla 4

Moncofa 5

Villamalefa 3

Bechi 7

Nules 58

Veo 1

Benavites 18

Quart 7

Villanueva de la Reyna 1

Borriana 99

Quartell 5

Xeldo 18

Canet 4

Suera 4



GOBERNACION DE PEÑISCOLA (QUINTA DE 1795: 225)


Alcalá de Gisbert 21

Cervera 7

Salsadella 7

Alcora 63

Espadilla 6

San Jorge 4

Artesa 3

Fansara 7

San Matheo 20

Benicarló 205

La Jana 18

Torralba 1

Borriol 16

Onda 56

Toga 10

Benlloch 3

Oropesa 3

Traiguera 11

Canet 12

Peñíscola 63

Torreblanca 12

Chert 13

Puebla Tornesa 3

Tales 6

Cabanes 13

Rosell 7

Vinaros 350

Calig 9

Ribes-albes 5

Villafamés 17


Serratella 5


Siguiente

Volver a Colaboraciones