MONZONÍS MOZAS, FERNANDO

Castellón le dedicó una calle y en las Actas del Ayuntamiento puede leerse: “Los pueblos tienen el deber de no olvidar a sus hijos, que por su ciencia, talento o heroísmo, constituyen un orgullo de su Patria, por lo que procede honrarle con la mención y el rótulo de una calle de la población, para perpetuar su recuerdo”. Era natural de Castellón de la Plana.

Teniente de la Harka Indígena de Melilla. Cruz Laureada. Real orden de 8 de noviembre de 1930 (Diario Oficial del Ministerio de la Guerra núm. 253). Campañas de Marruecos. Combates de Tamorro, del 8 al 11 de septiembre de 1926.

Formando parte de la columna Capaz, que operaba en terreno muy accidentado y lleno de maleza, había establecido varios puestos distantes entre sí, cuando una partida enemiga de unos 80 a 100 hombres se colocó entre dos de estos puestos aislándolos, en cuyo momento el teniente Monzonís, dándose cuenta del propósito del enemigo de cortar las comunicaciones con la base de Amiadi y de la gravedad de la situación que pudiera crearse para el paso de convoyes, se lanzó con un grupo de 25 a 30 hombres de su harka contra el enemigo, con tan extraordinaria rapidez, energía y decisión que consiguió rechazarlo, produciéndole numerosas pérdidas, teniendo en dicho encuentro, por la corta distancia a que se combatía, 15 bajas, y no obstante haber sido herido gravemente, siguió, con admirable espíritu, al frente de su tropa, ejerciendo su mando hasta morir en el mismo campo de batalla.

Nació en Castellón de la Plana en 1902, ingresando a los 15 años como soldado en el Regimiento de Melilla. En 1919 obtuvo plaza de cadete en la Academia de Infantería, de la que en 1921 salió con el empleo de alférez y destinado al Regimiento de Luchana, del que al año siguiente pasó al de Ceriñola, interviniendo con ambos Cuerpos en la campaña de Melilla.

En 1923 fue ascendido a teniente, continuando en el Ceriñola, con el que guarneció Ras Medua a las órdenes de su padre, el teniente coronel Melchor Monzonís.

En 1924 tomó parte en el abastecimiento de la posición de Tizi Azza, cayendo herido de gravedad en el mes de septiembre al proteger un convoy con destino a Koba Darsa, pasando los dos meses siguientes en situación de reemplazo hasta conseguir su total restablecimiento, incorporándose entonces a Mehalla Jalifiana de Tafersit y haciéndose cargo del mando de la 3a Mía del 3° Tabor, con la que destacó en múltiples operaciones.

En abril de 1826 pasó a la Harka de Melilla, en la que encontró gloriosa muerte meses más tarde.

Por real orden de 7 de octubre de 1926 (Diario Oficial del Ministerio de la Guerra núm. 228) se le concedió la Medalla Militar Individual, “como premio a su comportamiento el día 11 del corriente mes de septiembre, en que, atacado por numeroso enemigo y después de una defensa tenaz del puesto en que se hallaba y de haber sufrido herida gravísima en el vientre, se lanzó sobre aquél, poniéndole en franca huida y obligándole a dejar en poder de las tropas a las órdenes de dicho Oficial algunos muertos y ocasionándole hasta veinte bajas, hecho que, unido al valor sereno, conciencia del peligro y moral muy elevada del referido Oficial, no obstante su herida gravísima, de la que falleció poco después, determinaron concederle tan preciada condecoración”.

Había sido también recompensado con la Medalla de Sufrimientos por la Patria y con una Cruz del Mérito Militar de 1a clase. La ciudad en la que nació le dio su nombre a una de sus calles, que actualmente conserva.

Hoja de Servicios del Archivo General Militar de Segovia

Volver a Biografias