JESÚS MARTÍ MARTÍN: (1899-1975).


Vicent Gual


Pintor y arquitecto castellonense que por motivo de la guerra civil española tuvo que exiliarse en México. En 1931, al proclamarse la II República, Jesús Martí fue uno de los que impidió que algunos grupos antimonárquicos derribasen las estatuas regias de la plaza de Oriente.

En la contienda civil colaboró con la Junta de Protección del Tesoro Artístico, de la que también era miembro su paisano el escultor Juan Adsuara Ramos. Diseñó refugios en las barriadas madrileñas de Cuatro Caminos y Pacífico. Le encargaron que proyectase el Pabellón Internacional de la República Española en París, pero absorbido por su trabajo en diseñar refugios, no se movió de Madrid.


Coadyudó al traslado de las grandes obras maestras de los museos madrileños a Valencia, donde se instalaron en las Torres de Serranos y en el Colegio del Patriarca, evitando ser destruidos por los bombardeos franquistas.


Al terminar la guerra, formó parte de la larga fila de refugiados republicanos que pasó la frontera. Jesús Martí pudo haber huido en avión, pero prefirió unirse al pueblo de donde procedía él. Durante dos meses estuvo prisionero en el campo de refugiados de Argelés, de donde fue liberado gracias a las gestiones de Pablo Picasso.


Trasladado a París, finalmente se exilió en México, donde logró reunir en torno suyo un grupo de amigos republicanos españoles que le fueron fieles toda la vida: el literato Emilio Prados; el filósofo José Gaos; el poeta Manuel Altolaguirre; el cartelista José Renau; la pintora Manuela Ballester y el pintor Climent.


Fue íntimo amigo del poeta León Felipe quien en su libro ¿Oh este viejo y roto violín! le dedicó su poema “El español desconocido”, con estas líneas:


A Jesús Martí, gran español, pinta excelente de espíritu elegante. Pinta sin prisas ni descanso. Trabaja y espera. Le gustaría –a mí también- que sus cuadros estuviesen bajo la luz milagrosa de España. Es, además, un hombre ejemplar y amigo heroico que en los días de desamparo sabe ayudar y consolar”.



El artista castellonense falleció en México en 1975, sin que él ni sus cuadros volvieran un día a la “luz milagrosa de España”, de la que hablaba el poeta León Felipe.




Caminando hacia Argelés (óleo) México, 1950.

Jesús Martí Martín y una sobrina, 1970




BIBLIOGRAFÍA: AGRAMUNT LACRUZ, Francisco: Un arte valenciano en América, exiliados y emigrados; Valencia, Consell Valencià de Cultura,, 1992, pp., 27, 75-81.