EL HOSPITAL PROVINCIAL Y LA CLÍNICA MILITAR. 1936-1938


José A. Aparici Gallart

Médico


En el mes de Julio de 1936, la provincia de Castellón tenía un censo de unos 308.000 habitantes, de los cuales 40.820 eran vecinos de la capital. Para la asistencia hospitalaria de esta población sólo estaba el Hospital Provincial (dependiente de la Diputación Provincial), que atendía toda la patología médica y quirúrgica, así como la asistencia psiquiátrica de la provincia. Cuando la gravedad o la especialización de la enfermedad lo requería (neurocirugía, enfermedades infecciosas, dementes peligrosos, etc.), los pacientes eran trasladados a centros especializados de otras provincias, sufragando los gastos la Diputación.



Vista aérea del Hospital Provincial

En la planta inferior del ala derecha del Hospital Provincial, ha estado hasta casi nuestros días la Clínica Militar. Su cometido era la consulta médica y la hospitalización de los oficiales y tropa de la plaza, así como de los cuerpos militarizados destinados en Castellón capital y provincia.

La Clínica Militar estaba dirigida por un médico militar, auxiliado por personal subalterno, también militar. Cuando ingresaba un paciente en dicha Clínica y la urgencia del caso lo requería, antes que trasladarlo al Hospital Militar de Valencia, se solicitaba la ayuda de los diferentes servicios del Hospital, que se hacían cargo del caso. Los gastos devengados por estas actuaciones médicas y por el alquiler de las instalaciones, eran abonados por el ministerio responsable del estamento militar a la Diputación Provincial, propietaria del inmueble.

Al estallar el conflicto bélico hubo que crear o reorganizar muchos servicios en toda España, entre ellos la Sanidad. En nuestra provincia, el Consejo Provincial de Sanidad, dependiente del Comité Ejecutivo del Frente Popular, establece una red hospitalaria para la evacuación de los heridos del frente más próximo, que es el de Teruel, siendo el centro de la red y centro sanitario de referencia, el Hospital Provincial de Castellón. Para llegar a él se utilizarán las carreteras que comunican Castellón con la provincia de Teruel. En esos trayectos se aprovechan los hospitales municipales existentes (Morella y Segorbe) y se crean otros hospitales, con el fin de atender casos más leves, casos que no deben ser movilizados, evitar saturación de heridos, etc.



Fachada del Hospital

Al comenzar a llegar heridos de los frentes (fundamentalmente Teruel y en menor cuantía de Madrid) al Hospital, estos se seleccionan y según su procedencia son ingresados, es decir los pertenecientes al estamento militar ingresan a través de la Clínica Militar y, los voluntarios civiles son ingresados en la parte civil. Esta situación se mantendrá hasta la militarización total, de todas las unidades combatientes del Ejercito Republicano y, de la militarización de los Hospitales de Sangre; en ese momento los heridos en la guerra, abandonarán los hospitales civiles y serán atendidos en los hospitales militares. En Castellón se pone en practica esta militarización el 9 de Julio de 1937, creándose un Hospital Militar Base en el Cuartel de Carabineros (actual edificio de Iberdrola en la c/ Paseo Ribalta) adscrito al 4º grupo de hospitales militares, con Clínicas Militares para hospitalización en los edificios de las Escuelas Pías, Iglesia de la Trinidad, Instituto Francisco Ribalta y Convento de los Carmelitas (c/ Ros de Ursinos); los cuales funcionaran hasta los primeros dias de Junio de 1938, fecha en que serán evacuados.


En la parte civil del hospital se atiende a muchos refugiados de otras provincias (Madrid, Málaga, Almería, Teruel, Toledo, Córdoba, Granada, Jaén, Cáceres, Badajoz, Zaragoza, etc.), lo que motiva un aumento de ingresos:


Ingresos en 1.936. 2.276

Ingresos en 1.937. 2.660

Ingresos en 1.938. 1.930

Consultas Externas en 1.937. 14.000


El servicio de cirugía del Hospital Provincial, dirigido por el Dr. D. Luis Batalla, atendió desde el comienzo de la guerra hasta el 15 de Abril de 1937, un total de 738 combatientes de los cuales precisaron intervención 124, falleciendo 7; lo cual nos da un índice de mortalidad del 5,6%, cifra muy aceptable para la época y los medios que podían disponerse.





Patio interior del Hospital

También fueron asistidos muchos heridos de los bombardeos, precisando ingreso 154 por la gravedad de sus heridas. Otros fueron atendidos en Urgencias y posteriormente pasaron a sus domicilios.

Las patologías más frecuentes que motivaron los ingresos de los combatientes, en la Clínica Militar y en la parte civil fueron:


APÉNDICE 1:


Relación de unidades combatientes, que tuvieron alguno de sus miembros, ingresado en la Clínica Militar del Hospital Provincial, desde Julio de 1.936 hasta Abril de 1.938:



APÉNDICE 2:


Relación de unidades Voluntarias, que tuvieron alguno de sus miembros ingresados, en la parte civil del Hospital Provincial:


1.936



1.937



FUENTES CONSULTADAS:



Volver