GRIMARETS OLLER, PEDRO

Además de cómo ha quedado escrito, su nombre aparece también de estas dos formas: “Pedro de Grimarest Oller Legobien y Mendoza” y “Pedro le Gallois y Oller de Grimarest”. Nació en Peñíscola en 1759 e ingresó como cadete en el regimiento de Infantería de Asturias el 2 de julio de 1777, obteniendo el despacho de subteniente del virrey de México el 29 de octubre de 1779, que fue confirmado por el rey el 3 de abril de 1780. Desempeñó el encargo de Maestro de cadetes desde el año 1782, hasta que el 6 de agosto de 1785 fue designado para ir a Marruecos en compañía de Francisco Salinas para llevar los regalos que el rey enviaba al “emperador”, ascendiendo a teniente el 18 del mismo mes. Ayudante Mayor desde el 21 de agosto de 1787, logró el grado de capitán el 29 de octubre de 1789. Pasó a Orán el 14 de octubre de 1790, ascendiendo a capitán el 9 de diciembre y tomando parte en la defensa de la plaza durante todo el año siguiente. En la guerra contra Francia prestó servicio en los Ejércitos de Navarra, Guipúzcoa y Aragón de Ayudante del Mayor General, permaneciendo once meses en el Cantón de Jaca. Destacó en la acción de Urdós del 30 de junio de 1794, en la que con sólo 130 hombres arrebató a los franceses cerca de 2000 cabezas de ganado; con dieciocho hombres resistió el ataque de más de ochenta franceses, teniendo un único herido; el 4 de septiembre, en la acción de Lezcum capturó una pieza de Artillería; salvó a más de 400 soldados que habían quedado separados de sus unidades; se halló con una compañía de observación en el puente de Larrá Al llegar la paz, pasó de guarnición a Ceuta, plaza en la que permaneció siete meses, alcanzando el grado de teniente coronel el 4 de septiembre de 1795. Sargento mayor desde el 20 de junio de 1800 en el regimiento de Infantería de Burgos, asistió a la guerra con Portugal de 2º Ayudante General del Estado Mayor que entonces de formó. En 1802 fue nombrado Secretario de la Junta de Generales de América, ascendiendo a comandante el 16 de febrero de 1803 y logrando el grado de coronel el 5 de mayo en el regimiento de Infantería de Extremadura, en el que mandó el 3er Batallón. El 22 de mayo de 1804 fue nombrado Comandante General de las Provincias Internas Orientales de Nueva España y, además, el 12 de septiembre Inspector de los Tercios Españoles de Infantería y Caballería de Tejas, con los que se embarcó en 1805 para la expedición de la Martinica. Ascendió a brigadier el 9 de noviembre de ese año, conservando los cargos mencionados. Tales tercios habían sido creados en la Isla de León, por Real Orden de 6 de agosto de 1804, ante la pretensión de los Estados Unidos de anexionarse el territorio de Tejas; prestaron servicio en la defensa de la costa contra la escuadra inglesa que la bloqueaba, pero no llegaron a embarcar hacia América. Por fin, lo hicieron el 9 de abril de 1805 en la escuadra de Gravina para, junto a la francesa de Villeneuve, dirigirse hacia la Martiinica, con la pretensión de apoderarse de ella y regresar a la costa bretona para proteger el desembarco de un ejército francés en Inglaterra. Durante el regreso tuvo lugar el combate naval de Finisterre (en el mes de julio), contra la escuadra británica de Calder, en el que resultó gravemente herido, fue capturado el navío Firme en el que iba embarcado y conducido como prisionero de guerra a Inglaterra, de donde regresó a España bajo palabra de honor. Iniciada la Guerra de la Independencia, batió en Villanueva un “trozo” de 800 a 1000 franceses. Tomó parte en la batalla de Bailén como 2º jefe de la 2ª División, venciendo a las fuerzas de Vedel, por lo que logró el empleo de mariscal de campo el 11 de agosto de 1808. En ausencia del general Manuel de la Peña, entró en Navarra al frente de la 2ª División haciendo frente a las fuerzas de Moncey, pasando luego a Calahorra. Por orden de Castaños realizó una retirada hasta Tarazona, seguido por Moncey y continuando hasta Cuenca. En Alhama evitó la derrota de las fuerzas de Venegas; luchó en Santa Cruz de la Zarza contra Bessières, al que obligó a repasar el Tajo. Por orden del duque del Infantado, en enero de 1809 marchó a Cuenca a relevar del mando de la vanguardia al general Venegas, pero antes de llegar a Uclés supo de su derrota, reuniendo 200 soldados y 400 caballos dispersos con los que salió hacia Chinchilla. Trasladado a la Mancha, fue designado Mayor General Interino de la Infantería y la Caballería, haciéndose cargo el 1º de abril de la defensa de los pasos de Despeñaperros. Al frente de una fuerza de 4 o 5000 hombres venció de nuevo a los franceses en Valdepeñas, haciéndoles 400 bajas, y obligando al general Sebastián a repasar el Guadiana. En julio pasó a Ecija para encargarse del mando y organización del Ejército de reserva; a los tres meses fue relevado del mando, por lo que se quejó al gobierno, que le repuso en el mismo en noviembre, cesándole de nuevo en diciembre. Habiéndosele negado algún mando que solicitó, quedó en Ecija, donde con sólo sesenta hombres retrasó el 23 de enero de 1810 el avance francés, facilitando la retirada a la Isla de León del duque de Alburquerque. Destinado a la Costa de Granada, pasó en marzo al 3er Ejército y luego a Mallorca. En enero de 1811 se trasladó a Cádiz para solicitar algún mando, pero se encontró con la orden de pasar arrestado a un castillo o aceptar el mando y gobierno de la isla de Menorca, a donde llegó en septiembre, apaciguando la insurrección en que se hallaba la isla. El 4 de febrero de 1812 volvió a Cádiz, pasando en julio a encargarse del mando del Condado de Niebla. Con dos compañías y una guerrilla de Infantería y otra de Caballería, de 24 jinetes, se enfrentó en Valverde del Camino a más de 200 infantes y 500 jinetes franceses, a los que rechazó e hizo huir. El 31 de agosto asumió interinamente el gobierno de Sevilla y el 2 de febrero de 1813 el gobierno y comandancia general de la plaza de Ceuta. En 1813 fue procesado por infringir la Constitución de Cádiz salvándose por la vuelta de Fernando VII. Fue después gobernador militar de la ciudadela de Barcelona. En 1819, por no haber querido jurar la Constitución, fue enviado en situación de cuartel a Andalucía. El 9 de mayo de 1821 fue apresado y condenado a la pena de garrote por su oposición a los liberales (denunciado por Felipe de la Puente), pero la Audiencia de Sevilla lo absolvió en mayo de 1822 y fue destinado a Ibiza, de cuartel. En la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación se halla un folleto, editado en Sevilla en 1821, en el que Grimarest da publicidad a la sentencia mencionada. Emigró a Francia, volviendo a España en 1823 con el ejército del duque de Angulema. En el mismo año fue promovido a teniente general. En 1824 fue capitán general de Aragón; en la Biblioteca de la Diputación Provincial de Zaragoza se conserva una proclama suya a los zaragozanos ensalzando la lealtad del cuerpo de Voluntarios Realistas. Mandó después el ejército de Guipúzcoa. En 1827 fue nombrado subinspector de los voluntarios realistas de Andalucía, cargo que ejerció hasta 1832. Muerto Fernando VII, se adhirió a la causa de don Carlos, por lo que fue destituido, condenado a ocho años de confinamiento en San Sebastián y en 1836 perdió honores, condecoraciones y empleo, como consecuencia de la condena sufrida, siendo fue deportado a Filipinas y falleciendo el 12 de febrero de 1841. Escribió un libro titulado Arte Militar: Mis sueños, que no llegó a publicar y cuyo original se ha afirmado que lo conservaba la Academia de Historia, aunque allí no se encuentra. Estaba casado y tuvo tres hijas.

Hoja de Servicios del Archivo General Militar de Segovia

ENCICLOPEDIA UNIVERSAL ILUSTRADA EUROPEO-AMERICANA, Espasa-Calpe, Madrid, 1988.

CORTINA, JOSÉ (1920), “D. Pedro de Grimarest Oller”, en Boletín de la Sociedad Castellonense de Cultura, Tomo I, Castellón de la Plana, pp. 167-169.

SÁNCHEZ ADELL, JOSE, DIAZ MANTECA, EUGENIO, OLUCHA MONTINS, FERNANDO y PASCUAL MAS, FRANCISCO (1997), Personajes ilustres castellonenses. Diccionario biográfico de la provincia de Castellón, Castellón de la Plana, p. 47.

Volver a Biografias