FEBRER DE LA TORRE GONZALEZ SOLERA Y RON, MANUEL MARIA

Nació en Vinaroz el 21 de septiembre de 1804. Su padre Manuel Febrer Solera fue militar en la Guerra de la Independencia. El 8 de marzo de 1816 entró en el Ejército como cadete de Caballería por ser hijo de militar, en el regimiento de Dragones de Sagunto, pasando el 30 de mayo de 1819 al regimiento del Príncipe 3º de Línea, en el que recibió el grado de alférez el 19 de diciembre, y el 30 de enero de 1822 al regimiento del Rey 1º de Coraceros. Con un escuadrón de su regimiento se incorporó a la 1ª División del Primer Ejército de operaciones en Cataluña, interviniendo en las acciones de los cerros de Santa Bárbara en el Maestrazgo el 9 de junio, en la de los Molinos del Cañerat, en la Senia de Rosell el día 13, en la de Vich el 19, en la de Manlleu el 20, en la del Coll Jurnich el 28 de julio, en la de Granollers el 1º de agosto, en la de Breda el 15, en la de San Feliú de Codinas el 20, en las de Pineda del 15 y 16 de septiembre, destacando en la primera de ellas por su comportamiento, capturando prisioneros y resultando herido de un balazo; tomó parte también en la de Santa Coloma de Jarnés el 20, en la del Puente de Bucheda el 21, en la de Roda el 23, en la que pasó a nado el río con una guerrilla de su escuadrón y atacó al enemigo por la espalda, en la de Arens de Mar el 26, en la de Palafrugell el 23 de noviembre, en la de Olot el 1º de diciembre, en la que su caballo murió de un lanzazo y en la del Coll del Pregó el día 11.

En 1823 intervino en las acciones de Olot el 15 de enero y en la de Vergés el 17 de febrero, pasando a su regimiento que se hallaba en Reus, al tiempo que evacuaba a los enfermos y a los caballos inútiles. Con el regimiento emprendió la marcha hacia Valencia, pero al pasar por Castellón de la Plana quedó allí destacado con su compañía. Intervino en la acción del Puig del 22 de marzo, en la que realizó un asalto con cinco coraceros, logrando matar o capturar a un total de 40 enemigos, aunque perdió al alférez de su compañía y a dos soldados, resultando él herido de bayoneta. Por orden de su capitán, condujo a los prisioneros a Valencia, regresando a su unidad. Se halló en el sitio de Valencia, concurriendo a numerosas acciones, hasta que fue incluido en la capitulación de la plaza de Cartagena el 7 de noviembre. Por Decreto de las Cortes de 26 de mayo de 1823 fue declarado Benemérito de la Patria y condecorado con la Cruz de Distinción concedida a los defensores de Valencia. Durante los dos años siguientes estuvo en situación de licencia indefinida y el 1 de agosto de 1826 pasó destinado al Ministerio de la Guerra en clase de auxiliar. El 18 de febrero de 1831 fue nombrado teniente “vivo y efectivo” de Caballería y destinado como supernumerario al Regimiento de Caballería Extremadura 3º de Ligeros, aunque continuó en el Ministerio. El 21 de mayo fue declarado exento de purificación. El 30 de julio de 1832 asumió, “en consideración a su exactitud, infatigable aplicación y acreditada inteligencia” las funciones de Oficial de la Guardia y el 4 de julio de 1834 fue nombrado teniente del Regimiento Cazadores de a Caballo de la Guardia Real, en Vicálvaro. En 1835 se incorporó, además, a la Junta de Gobierno de Monte Pío militar. Desde el 20 de noviembre de 1843 fue vocal de la Junta de Gobierno del Monte de Piedad de Madrid, cesando el 23 de noviembre del año siguiente, por extinción de dicha Junta. El 29 de febrero de 1844 fue nombrado Agente Fiscal Militar supernumerario del Supremo Tribunal de Guerra y Marina y el 23 de marzo se le concedió la Cruz de San Fernando de 1ª clase, por su actuación en la acción de Puig el 22 de marzo de 1823. El 15 de febrero de 1846 fue nombrado secretario de la Reina, el 29 de septiembre Gentil Hombre de entrada y el 1º de noviembre la Cruz de la Orden de Carlos III. El 17 de abril de 1847 se le designó Gentil Hombre de Cámara, el 4 de mayo Caballero de la Orden de San Hermenegildo, el 27 de octubre se le autorizó el uso de las insignias de Caballero de la Orden Constantiniana de la Espuela de Oro, concedida por el Papa Gregorio XVI el 11 de julio de 1843. El 29 de septiembre de 1848 el rey de Cerdeña le concedió las insignias de Caballero de la Sagrada Religión y Orden de San Mauricio y San Lázaro. El 14 de julio de 1850 fue propuesto, con aprobación el 27, para Agente Fiscal Militar propietario, al tiempo que era ascendido a capitán de Caballería. El 1 de mayo de 1847 se le concedió el grado de comandante mayor. El 12 de julio de 1848 fue nombrado vocal de la Comisión de Quintas del 4º Distrito del Congreso de Madrid, cesando el 28 de julio de 1853. El 12 de junio de 1851 obtuvo el grado de teniente coronel y el 21 de febrero del año siguiente el de coronel. La Real Orden de 31 de diciembre siguiente transformó su cargo de Agente Fiscal en Primer Ayudante Fiscal. El 2 de junio de 1853 ascendió a comandante de Caballería. En julio de 1854 se halló en los hechos acontecidos en Palacio Real, defendiéndolo y el 11 de octubre se le concedió la jubilación. El 10 de noviembre de 1856 fue nombrado Auxiliar Mayor de la Sección de Guerra y Marina del Consejo Real, dándole de alta el día 22 en el escalafón de Caballería, con antigüedad de 18 de julio de 1854. El 4 de febrero de 1858 le concedieron la Placa de San Hermenegildo. Al crearse el Consejo de Estado en ese mismo año continuó de Oficial Mayor, el 20 de mayo de ese año ascendió a coronel de Caballería. Fue elegido Diputado a Cortes por el Distrito de Vinaroz el 4 de noviembre de 1863, renovando el puesto el 23 de noviembre del año siguiente y siendo elegido por tercera vez en marzo de 1867, aunque cesó en septiembre de 1868. El 15 de noviembre de 1864 alcanzó el empleo de Brigadier de Caballería. El 5 de febrero de 1866 le fue admitida la dimisión como Oficial Mayor, pasando a la situación de cuartel en Madrid; el 12 de julio fue designado Ministro suplente del Tribunal Supremo de Guerra y Marina, hasta que dos años después, el 27 de noviembre, fue relevado de tal puesto, quedando de cuartel en Madrid. El 30 de octubre de 1870 falleció.

Desde su puesto de Diputado a Cortes influyó, junto con Costa y Borrás, para que el puerto de Vinaròs se hiciera realidad. Entre los logros que consiguió para Vinaroz cabe resaltar la declaración de “Muy Noble y Leal”, la construcción de la carretera hasta La Serafina, la declaración de 1a clase de la Aduana y la anulación de la venta del Teatro salvándolo de la Desamortización. En otro orden de cosas, dado su fervor a la Inmaculada, dio limosnas para el altar de la Purísima de la Arciprestal, y al propio tiempo revivió su culto en la fiesta del 8 de diciembre. Tiene dedicada una calle, y además en el monumento a Costa y Borrás, en el lateral derecho, se colocó un busto suyo.

Hoja de Servicios del Archivo General Militar de Segovia

DELGADO AGRAMUNT, AGUSTÍN (1996), Vinaròs: sus hombres, sus nombres, Vinaròs, Tomo I, p. 98

SÁNCHEZ ADELL, JOSE, DIAZ MANTECA, EUGENIO, OLUCHA MONTINS, FERNANDO y PASCUAL MAS, FRANCISCO (1997), Personajes ilustres castellonenses. Diccionario biográfico de la provincia de Castellón, Castellón de la Plana, p. 33

SARTHOU CARRERES, CARLOS (1913), Geografía General del Reino de Valencia. Provincia de Castellón, Barcelona, p. 961.

Volver a Biografias