EL TENIENTE PROVISIONAL DE INFANTERÍA JOSÉ MANUEL FERNÁNDEZ LÓPEZ,
MEDALLA MILITAR INDIVIDUAL

Agradecemos a Manuel Liñán Pérez la cesión de la documentación
de este Falangista Voluntario, que logró la Medalla Militar Individual

Estas fueron las últimas palabras dedicadas a este falangista, teniente provisional, que supo dar lo más valioso que tenía, su vida, en defensa de sus ideales, por una España mejor.

 - 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 -

En el libro del Estado Mayor Central del Ejército, Servicio Histórico Militar, Contemporánea. Tomo IV, Medalla militar, tercera parte, en su página 243, podemos leer:

CAPITAN DE INFANTERIA

DON JOSE MANUEL FERNANDEZ LOPEZ

25 de junio de 1938                                                                                                                                        SAN JUAN DE MORO. CASTELLÓN (OFENSIVA LEVANTE)

O. C. de 18 de agosto de 1938 (B. O. núm. 62)

MÉRITOS

El teniente provisional don Manuel Fernández López del 51 batallón del Regimiento de Infantería Zaragoza núm. 30, perteneciente a la 84 División del C. E. de Galicia, tuvo una brillante  actuación en los combates sostenidos el día 25 de junio último, en que fue contraatacada enérgicamente por tres veces la posición ocupada por las fuerzas que mandaba, resultando herido, sin notificarlo a nadie y negándose a ser evacuado, alentando con su ejemplo a sus soldados y alcanzando gloriosa muerte en el tercer contraataque.

 - 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 -

BREVE DESCRIPCION DE ESTOS ACONTECIMIENTOS:

La División 84 se pone en marcha y ocupa Albocácer, La Muela de Albocácer, la Sierra de Engarcerán y Cabanes y se sitúa en el eje de marcha de la carretera Albocácer-Villafamés; va enlazada constantemente con la División 83, que avanza por la carretera de Cuevas de Vinromá a Borriol.

A la derecha de García Valiño toman ahora parte en la operación los soldados de la División de “Flechas negras” y su misión, triunfalmente cumplida, consiste en salvar la zona montañosa de Figueroles y Castillo de Villamalefa.

En medio de un movimiento tan brillante y tan impetuoso, el General Martín Alonso, cuyo frente se extiende hasta la costa, va a cumplir la etapa final del asalto a la región y ciudad de Castellón de la Plana. El 12, los pueblos de Oropesa y Benicasim caen en poder de los nacionales. Tropas motorizadas siguen el ataque y el día 13 se encuentran ya en los alrededores de Castellón. La 4ª de Navarra baja del Tosal Gros y alcanza el curso del río Mijares, que cruza en soberbio salto, desviándose luego sobre el pueblo de Villarreal, con objeto de amenazar a Castellón por el Suroeste. El Coronel Galera también ataca en dirección de Villarreal e igualmente pasa el Mijares en operación magnífica.

El 14 de junio, ocupado el pueblo de Villarreal, los Tabores moros y las tropas regulares de Aranda entran en Castellón de la Plana. Los núcleos rezagados rojos, que ven difícil su repliegue por el desbordamiento de la 4ª de Navarra, intentan una última reacción dentro de la ciudad; se entregan al saqueo y al asesinato de más de 400 personas, y finalmente batidos por todas partes, aplastados, reducidos a la impotencia o a la fuga a campo traviesa, pierden definitivamente la ciudad de Castellón y terminan otra batalla sufriendo otra gran derrota.

Aranda no se detiene, porque quiere dejar la ciudad libre de amenazas. Todas las Divisiones continúan marchando, y son ocupados los pueblos de Onda y Bechí, así como todo el curso del río Seco. Las vanguardias de Martín Alonso se acercan rápidamente a Nules, donde reciben orden de detenerse.

Mientras tanto, el cuerpo de Ejército de Castilla, que detuvo su maniobra del ala izquierda, ha reanudado las operaciones empleándose sobre el ala derecha; encarnizadamente ha conseguido avanzar y romper las resistencias del enemigo, alcanzando los importantes pueblos de la Puebla de Valverde y de Vallbona, así como una parte de la imponente Sierra de Javalambre.

La misión de acortamiento de líneas entre Teruel y Castellón de la Plana queda en gran parte conseguida, el dispositivo nacional tiene actualmente una considerable solidez y está presidido por el gran principio militar de la economía de fuerzas.

(Historia Militar de la Guerra de España 1936-1939, de M. Aznar)

 - 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 -

CARTAS DESDE EL FRENTE

Falange Española de las J.O.N.S.
Vitoria
Medranda, 28 de Diciembre-1936
¡¡ Arriba España!!

Querida mamá: lo primero felices Pascuas, feliz año nuevo, etc. Vamos a ver si este que entra, segundo de la Era del Triunfo, es el último de esta guerra.
Esta carta irá en propias manos de Evaristo Corchera, alias Papeles, compañero mío, que tiene que ir todos los meses a Vitoria a reconocerse. Es de toda confianza y podéis preguntarle cuanto creáis conveniente.
La Navidad nos la hemos pasado en una continua juerga.
El que más o el que menos, todo el menos recibió paquete, así que daba gusto verles las caras. Tuve que multiplicarme, pues en todas partes me convidaban.
Ahora en cambio tendremos que subir hoy al monte, donde pasaremos el año nuevo. Algo tenemos que dejar a los demás.
Aquí llegó el Alférez Santiago de Vitoria con noticias frescas.
Lo más famoso es que capturó a Arcaya y demás evadidos en Vitoria y ya los traía para el frente pero, al llegar a Zaragoza, como no era menos de suponer, se le volvieron a escapar, cosa que a nadie le ha extrañado.
Nuestro comandante, menos permisos, nos concede todo y nos tiene bien conceptuados. Cenó con nosotros el día Navidad. Cantamos los himnos al final, donde oí por primera vez el de Acción Popular, vulgo del Jefazo. Al salir el comandante ya en la puerta dio un viva el Rey y salió corriendo.
Los permisos ya se han desvanecido, los permisos, pues Santiago nos ha traído menos.
Estos días los rojos han estado tranquilos. Se ve que a  pesar de ser laicos han celebrado la Navidad.
Me he hecho en Sigüenza dos pantalones broches. En el próximo paquete me tenéis que mandar un gorro, una camisa y calcetines como los últimos, que son estupendos. Aunque hace un tiempo estupendo hay que parapetarse.
Eduardo está hecho el amo del pueblo. Es el único que le puede mandar a uno a casa. Se ha echado de sanitario a uno gordo de A. P. y, cuando pasan por la calle, los llaman antes y después del Matías López, Está loco de contento porque ha recibido paquetes de unos primos, cuando ya se creía sólo en el mundo.
Ya sabes que se me han acabado los maravedises y con el mismo Papeles me podéis mandar algo, pues aquí con el diente que tenemos, después de las estrechuras que hemos pasado, todo es poco.
Mandarme noticias de Enrique, saluda en mi nombre y felicita a todo el mundo y recibe un abrazo de tu hijo
José Manuel

En el despacho me dejé unas gafas repetidas. Como las que tengo están hechas a prisa y son provisionales no dejéis de mandármelas.

 - 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 -

Falange Española de las J.O.N.S.
Álava
Medranda, 22-12-36

Arriba España!

Querida mamá: te estoy escribiendo aprisa y corriendo desde un parapeto para que llegue la carta a tiempo del correo diario.
Supongo que habrás recibido la anterior carta que llevó D. Luis en la que te decía que estaba un poco acatarrado. Estando tres días en cama. Me cuidó muy bien Eduardo con leche abundante, cosa aquí que escasea y que no había visto desde que salí de casa. Luego me quedé un turno, o sea tres días sin ir al parapeto, o sea lo que aquí vulgarmente llamamos emboscarse, y ya estoy otra vez arriba, en el peor sitio como un jefe.
Una mala noticia tendré que darte y que se refiere a Arcaya.
Este con otros dos Emilio Fernández  y Gorbea el de la taberna del alto, aprovechando un permiso de ir a pasar el día a Sigüenza, se escabulleron y todavía no han vuelto, ya cosa de más de doce días.
Esto en milicias se llama desertar y como Jefe de la Centuria tuve que dar parte al final, no sin haber antes intentado buscarlos e ir a Sigüenza para ver si los podía traer pero ya no estaban.
El Coronel cuando se enteró dijo que dejaría el parte sobre la mesa tres días que les daba de plazo y que en terminando si no se habían presentado informaría al Cuartel General.
Yo hoy he subido al monte y todavía no se nada de ellos y no me toca bajar hasta el día 24 por la noche que lo celebraremos en el pueblo con grandes festejos en lo que podamos.
Supongo que os habréis acordado de mi y me mandareis algo de lo que os sobra, ya que no podemos celebrarlo este año juntos.
En el próximo paquete no dejéis de mandarme unos guantes forrados muy gordos, un gorro y camisa de Falange y calcetines. Los rojos están tranquilos y nos dan poca guerra. Por la noche que cesa el fuego no podemos hablar y se arman los grandes alborotos y conferencias.
No te olvides del caso de Arcaya que me ha dejado muy preocupado. Pueden llegar a fusilarle, todo por una chiquillada. Creo que todavía no lo sabe su padre.
Eduardo está muy contento porque ha recibido carta de unos primos que no sabía donde estaban.
Aquí estamos todos muy animosos a pesar de que estamos pasando lo peor, con estos días tan cortos y las noches interminables.
Te acuerdas como te reías de la ropa que llevaba? Pues la he aumentado con seis o siete cosas más y todavía me parece poco.
Bueno felices Pascuas a todos, que no se os indigeste el turrón, el champán etc. y recibe un abrazo fuerte de tu hijo que te quiere.
José Manuel.

No te olvides de mandarme dinero que ya he dado fin a todas mis existencias.

 - 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 -

Arteta, 16-Junio-1937

Querida mamá: te escribo en el momento que recibo tu última carta que por cierto, como la de Blanca las he leído en condiciones muy graciosas. Nada menos que me la ha entregado el cartero de la compañía, en el momento que estábamos tomando el pueblo de Galdácano, a tiros por las calles.
Los momentos actuales son de verdadero triunfo.
Nuestra famosa centuria S.E.U. de la que nadie se fiaba ha cubierto el objetivo en cabeza.
Nosotros solos hemos ocupado el famoso pueblo de Galdácano, poniendo en fuga a varios batallones rojos. Después de ocupado el pueblo subimos a tomar unos montes que la rodean donde había tres batallones rojos que sin fijarnos los desbordamos dejándolos copados tomándoles las trincheras por detrás.
El pánico más tremendo se apoderó de ellos. Un batallón asturiano, otro socialista y uno de Gudaris.
Lo abandonaron todo haciéndoles más de ochenta prisioneros.
Desde que hay guerra dicen que no ha habido otra desbandada semejante.
Daba gusto ver a nuestros muchachos echar el alto a hombres barbudos que les llevaban veinte años.
Se me olvidaba decirte que a nuestra entrada en Galdácano, por medio de contactos eléctricos nos volaron un puente antes de pasar e inmediatamente a nuestra altura creyendo que habríamos entrado, una fábrica de productos químicos.
Bueno ahora te voy a contar lo que nos ha pasado antes.
Tomamos parte en la operación de ruptura de la línea del Gallo en su posición más fuerte, el Urcullu, que era su avanzada y la que más costó. Lo demás se derribó como un castillo de naipes.
La operación la hizo nuestra bandera sola y después de una soberbia preparación artillera y de acción nos apoderamos de unas soberbias posiciones.
Pero por las noches pasó lo de siempre, los famosos contraataques.
La primera noche nos atacaron en el Urcullu tres batallones, cada uno de setecientos hombres y duró el combate desde las cuatro y media hasta de día.
Se nos acercaron hasta las alambradas y los primeros momentos solo se empleó la bomba de mano.
Nuestra centuria se portó enormemente pues como estábamos en un costado de todas las fuerzas después de rechazar el ataque de frente, les hicimos fuego cruzado que les obligó a retirarse.
No obstante se quedaron unos cuantos locos con una ametralladora disparándonos a unos doce metros pero les hicimos un movimiento envolvente cogiendo las posiciones con los cañones de los fusiles al rojo de tanto tirar y aún tuvieron la caradura de gritar viva Franco y que se querían pasar.
Administraron mal el tiempo pus se hizo de día y se tuvieron que retirar ante nuestras narices; estuvimos tirando al blanco haciéndoles gran número de bajas.
La noche siguiente hubo otro contraataque más corto pero aún se acercaron más.
En total han aparecido unos ochenta cadáveres entre nuestras alambradas.
Al día siguiente atacamos unas posiciones fuertemente fortificadas frente a nuestras líneas.
Fue el día de la rotura de la línea del Gallo. La operación salió sin novedad pues escaparon al vernos y fuimos por la noche a pernoctar en las célebres fortificaciones de cemento del Gallo.
Allí encontramos abandonada una gran vaca suiza que hemos vendido por mil pesetas, a beneficio de la centuria.
Por la mañana ocupamos posiciones pasado Larrabezúa y dormimos en otras grandes fortificaciones.
Es verdaderamente asombroso lo que han trabajad estas pobres gentes y lo poco que les ha servido pues todas gracias a nuestros mandos les hemos tomado de revés.
Al compararlas con las que hacemos nosotros que son unos simples surcos de unos centímetros es cuando nos sentimos más grandes pues siempre las defendemos sin dar un paso atrás.
Hemos encontrado pasos subterráneos, nidos de ametralladoras de cemento, comimos cubiertos admirablemente disimulados. Ya te digo es cosa que nos han dejado asombrados a los más veteranos.
De Larrabezúa ya te digo hemos pasado al asalto de Galdácano y sus inmediaciones.
Después de pasar una noche vigilante en la que se nos han pasado muchos milicianos hemos tomado el monte Upo.
Ahora estoy terminando de escribir esta carta desde Galdácano. Nos han bajado de descanso que ya nos lo hemos ganado.
Parece completamente distinto a ayer que no había un alma y nos abrimos paso a tiros.
No te apures por mí. Me cuido perfectamente pero en las actuales circunstancias hay que poner cada uno todo lo que tiene de su parte.
Recuerdos a todos y recibe un fuerte abrazo de tu hijo.
José Manuel

 - 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 -

Tírig, 16-Mayo-1938

Querida mamá: seguimos en la misma posición de los llanos de Tírig al pié del Tosal de la Nevera.
Sigue haciendo un tiempo infernal lo cual han aprovechado los rojos que como aves de mal agüero se aprovechan de todo lo malo.
Ayer de madrugada atacaron nuestra ala izquierda en el sector de Cuevas de Vinromá que estamos pegando.
Fueron rechazados enérgicamente dejando muchos muertos y ya hacia media día se apaciguaron los ánimos, pero después de comer se formó un gran nublado que se puso todo completamente oscuro y entonces empezaron una gran preparación artillera en nuestro sector. Pasaron de los quinientos cañonazos y a todo esto que es lo principal, que como el Capitán Jefe del Batallón estaba ausente, yo me había hecho cargo del Batallón.
Hice todos los preparativos para resistir el ataque que suele siempre seguir a la preparación artillera, pero los rojos con una astucia muy poco astuta fueron a desencadenar el ataque por otro sitio más a la derecha. Precisamente la loma donde estuvimos hace días.
Aprovechando la niebla llegaron cerca de la cima, en donde los contuvieron pasándose toda la noche a bomba de mano.
Nosotros hemos pasado toda la noche en vela y ya de madrugada se contraatacó a los rojos a la bayoneta arrojándoles de las posiciones que habían ocupado y haciéndoles escapar más lejos de donde habían salido y cogiéndoles muchos prisioneros, luego se incorporó el Capitán y hoy por la mañana se la ha pasado entera disparando nuestra artillería persiguiendo a los rojos.
Aquí seguimos bien. El ánimo es elevadísimo y pensamos que nos queda en este llano muy poco tiempo y que estamos en vísperas de grandes acontecimientos que den al traste de una vez con todo este frente de Levante.
Recuerdos a todos y cuéntame todo lo que pasa de bueno por allí y recibe un abrazo de tu hijo que te quiere.
José Manuel

Saludo a Franco!!
Arriba España!!

 - 0 – 0 – 0 – 0 – 0 – 0 -

En las navidades de 1.936, su comandante D. Jaime Milans del Bosch, le dedicó un postal doble del Batallón “Milans del Bosch”, 1936-1937, dedicada al Jefe de Centuria José Manuel Fernández, en Medranda, diciembre 1936, frente de Sigüenza.

En el año 1.944, le comunican a su madre, Doña Faustina López Fernández, residente en Paseo del Prado (Chalet) nº 23 de la localidad de Vitoria, que en el Boletín del Movimiento de fecha 20 de febrero 1944, se publica la resolución mediante la cual le es concedida la medalla de la Vieja Guardia, por lo que debe de abonar 25,00 pesetas.

Su madre, una vez fallecido el hijo, donó un coche y 25.000 pesetas de la época al Movimiento.

Es de comprender que el Teniente José Manuel Fernández, podía describir su vida en el frente, al ser él mismo el oficial que censuraba las cartas.

Mediante ellas hemos podido conocer un poco la realidad de algunos frentes de la Guerra Civil a través de un oficial que posteriormente fue medalla militar a título póstumo.

Con fecha 3 de Mayo de 1938, se confeccionó su identificación como Teniente Provisional de Infantería, falleciendo el día 25 de junio del mismo año, un mes y veintiún días después, en su última carta localizada, sabía que algo grande iba a pasar, como así sucedió.