EL MÚSICO PERFECTO ARTOLA: NOTAS BIOGRAFICAS.

Vicent Gual


Perfecto Artola Prats nació en Benasal el 30 de diciembre de 1904. Aunque sin antecedentes familiares musicales, quizás su inspiración por la música le vendría de su tío abuelo Luis Prats, que fue corneta en el servicio militar realizado en Cuba, y de su padre, asimismo cabo cornetín de órdenes en su destino en Melilla.

Ya con diez años domina varios instrumentos, destacando en la guitarra. Transcurridos los años tiene intención de iniciar estudios musicales a nivel superior, gracias al empeño del músico mayor de la Banda de Benasal, Ricardo Vives Beltrán, y la mediación de Silvestre Segarra Bonig, conocido industrial de Vall d’Uixó, suministrador de calzado para el ejército, y asiduo al Balneario de Fuente En Segures, se gestionó el alistamiento en Barcelona.

Así pues, para no suponer una carga familiar, el 1 de octubre de 1923 ingresa como voluntario en el ejército, en el desaparecido Cuartel del Buen Suceso, en la Banda de Música del Regimiento de Infantería Badajoz nº 73, dirigida por el saguntino y músico mayor de tercera, Julián Palanca Masiá.

El 1 de octubre de 1923 ingresaba como voluntario en la Banda del Regimiento de Infantería Badajoz nº 73 en Barcelona

En Barcelona, Artola se impregna de la vida musical de la época. El 1 de diciembre, presta juramento de fidelidad a las Banderas. El 30 de septiembre de 1924, su maestro y director honorífico de La Primitiva de Llíria, le matricula como alumno libre en la Escola Municipal de Música, donde será discípulo de grandes maestros: de solfeo, Lluís Millet; de clarinete, Josep Nori; y de armonía, Julián Palanca, obteniendo excelentes calificaciones, y como distinción especial de su profesor de armonía, la grabación en disco del primer fruto de su carrera musical, la marcha Fuente en Segures.

El disco fue impreso por la máxima editorial de la época (La Voz de su Amo, Barcelona, 78 rpm.) por interés especial de Palanca e interpretada por la Banda del Regimiento Badajoz nº 73, dirigida por su titular. Este pasodoble fue calificado por Palanca de marcha española.

En el Ejército. Artola con dos benasalenses. (1925).

En aquella época, los soldados de tropa y agregados eran destinados a África, para evitar su traslado a Melilla, en 1927, oposita a cabo, e ingresa en la Banda del Batallón de Cazadores de Montaña nº 1, agregado a la compañía de Palanca, que dirige Francisco Martínez Peiró, y sita en el Cuartel de San Fernando, calle Maquinista, en la Barceloneta.

Durante este periodo, prosigue estudios e inicia la preparación de oposiciones para músico mayor en el ejército, por lo que se traslada a Madrid, con el fin de formarse a cargo de Emilio Vega Manzano, prestigioso director de la Banda del Real Cuerpo de Alarbaderos, meta de la aspiración de un músico mayor del ejército.

En estos años, Artola participa como músico en las actuaciones propias de su agrupación y asiste a los conciertos de las diferentes bandas militares de la capital y municipal barcelonesa, presenciando a directores tan memorables como Palanca, Lamote, Turina, Casals, Balcells, Millet, Morera, Vives, Toldrá, Pérez Casas, Cassadó, Sabater, Pollak, Cooper, hasta Richard Strauss o el mismo Strawinsky, siendo testigo directo de interpretaciones estilos y formas más vanguardistas, así como de las participaciones de las bandas Republicana de París y de la Marina Real Italiana, en sus actuaciones en la Exposición Internacional de Barcelona (1929-1930), que calarían hondo en su formación musical.

Tras cinco años y tres meses y medio de permanencia en el ejército y el consiguiente desengaño al no obtener la plaza de brigada músico (pues siempre refirió haber tenido mejor expediente y grado en el escalafón que su compañero oponente, José Olcina Blasco, saxofón del Batallón Alcántara nº 58 de Barcelona) dejaba el Cuartel de San Fernando, al licenciarse el 13 de enero de 1929, para pasar a trabajar de mozo de carga en la cartería de la Estación del Migdia de Barcelona, desde el 26 de enero hasta el 4 de abril de 1929.

El 4 de abril toma posesión de la plaza de clarinete principal de la Banda Municipal de Mataró, quedando adscrito como auxiliar temporero en la sección de Hacienda del Ayuntamiento.

Obtenido el correspondiente certificado de la Capitanía General para tomar parte en las oposiciones que para músicos mayores del ejército (anunciadas en el B.O. del Ministerio del Ejército nº 42 del 23 de febrero de 1929), a principios de octubre contacta con Vega y el 10 de ese mismo mes paga los derechos de examen, tras renunciar a la dirección de la banda de la Villa del Río (Córdoba) que había conseguido en 19 de mayo, pues prefiere estudiar y prepararse debidamente para el concurso de 1931, concurso que no se llegaría a realizar, ya que tras la proclamación de la República el ejército sufriría una reestructuración, quedando excedentes y sin puesto varios directores supernumerarios, suspendiéndose las oposiciones. Ante esta situación Artola optaría integrarse en el escalafón de las bandas civiles.

Durante estos meses Artola intensifica sus estudios con Emilio Vega, quien le alienta a continuar y no perder la esperanza. El 13 de octubre Julián Palanca le propone ingresar en la Banda Municipal de Málaga, que desde poco antes dirige su sobrino Tonico Palanca. Artola será nombrado clarinete de primera de la Municipal malagueña con carácter interino el 31 de octubre de 1931. Por esta causa deja Mataró, incorporándose el 17 de febrero, y ocupándola hasta el 31 de marzo de 1944, en la banda dirigida por el saguntino Antonio Palanca Villar.

Su objetivo de ser músico mayor del ejército ya no le es factible, y empieza su preparación para el puesto en bandas civiles, matriculándose en el Conservatorio de Córdoba en el curso 1933-34, donde aprueba de una vez tres cursos de solfeo, cuatro de armonía y seis de clarinete.

El golpe militar que inició la guerra civil frustró las aspiraciones de Artola. El 18 de julio de 1936 le sorprendió por la tarde en Málaga, siendo sabedor del mismo cuando estaba en su domicilio de la calle Álvarez ensayando una composición popular, que había arreglado para la orquesta, al mismo tiempo que los capitanes Agustín Hellín y Julio Hernando, con sus seguidores, invadían las calles de la capital ante las vacilaciones del general Francisco Patxot.

Al ser movilizado, ingresa como voluntario en la Banda de Milicias Republicanas, en formación, del Batallón Avance, que no llega a estrenarse. Liberada la ciudad el 8 de febrero de 1937 por las tropas del general Queipo de Llano y las brigadas de voluntarios italianas capitaneadas por Mario Roatta Mancini, y con la depuración, los miembros de la banda por pertenecer a una agrupación de milicianos, en su mayoría procedentes de Sevilla, fueron detenidos e internados en el Colegio San Agustín de Málaga. No obstante, al comprobar que no pesaban sobre ellos delitos punibles, fueron absueltos y puestos en libertad y, por su edad, rehabilitados en la Banda de Primer Línea de las Banderas del FET y de las JONS de Málaga, de treinta y siete plazas, conducida desde julio por Artola, con la que actuaría en los frentes de Peñarroya, Vélez-Málaga, Churriana, Marbella, Antequera, Pizarra, Fuengirola, etc. Hasta el 10 de mayo de 1939 en que fue licenciado.

A finales del verano de 1938 colaboró con Fernández de la Torre en la formación de la Banda de Flechas Navales de Málaga. A partir de entonces, seguirá con su inquietud emprendedora habitual. El 31 de marzo de 1944, tras formar parte trece años como clarinete de la banda malagueña, cesa y pide la excedencia voluntaria para incorporarse a la de Benasal. Se incorpora con un grupo de quince músicos noveles, y lo primero que hizo fue comenzar con la ayuda temporal de su hijo Desiderio Artola Tena (1924-1998) integrante de la Banda del Ministerio del Ejército y en período de formación musical en el Conservatorio madrileño, la enseñanza de solfeo a los jóvenes nacidos en la década de los treinta.

En 1945 se produce la residencia definitiva en Málaga, en la que conseguiría el 25 de enero de 1951 la plaza en propiedad de director de la Banda Municipal de Málaga, la más antigua de España, hasta la jubilación oficial en 1975, aunque se ocupó de ella hasta el 11 de febrero de 1979, fecha de su retiro definitivo.

Perfecto Artola, director de la Banda Municipal de Málaga (1945-1979). Óleo de A. Falcó (1995).

Sobre la vida y extensa obra de este músico benasalense, merece la pena consultar el trabajo de investigación llevado a cabo por Rafael Monferrer Guardiola, El maestro Perfecto Artola (1904-1992), una aproximación biográfica , del cual se han copiado estas notas biográficas.

BIBLIOGRAFÍA:

MONFERRER GUARDIOLA, Rafael: El maestro Perfecto Artola (1904-1992), una aproximación biográfica; Vila-real, Centro Asociado de la UNED, 1999.