Documentalistas e historiadores extranjeros visitan benicàssim y Castelló por la guerra civil (1936-1939)

Mamen Castelló y Guillermo Casañ

El director y productor de documentales irlandés, Peter Carr, ha estado recientemente en Castelló rodando escenas para su próximo trabajo sobre Robert Hilliard Martin, voluntario de las Brigadas Internacionales que murió en esta capital. La Guerra Civil sigue siendo un tema de interés no sólo en España sino también en el extranjero. Prueba de ello es que, en pocos años, se han rodado cuatro documentales en Benicàssim para televisiones públicas de diversos países. El equipo de rodaje se trasladó a esta localidad para filmar en el cementerio, pero les comenté que el brigadista había sido enterrado con todos los honores en Castellón, a tenor de lo publicado por el Heraldo de Castellón de 23 de febrero de 1937. Finalmente, el escenario fue el cementerio de la cuidad. Se rodaron varias escenas en las que explicaba las razones por las que fue atendido en el Hospital Provincial y no en el de las Brigadas Internacionales (B.I.) de Benicàssim, que hubiera sido lo habitual. En los primeros meses de 1937, un pequeño número de “internacionales” que fueron dirigidos hacia esta zona tuvo que ser ingresado en hospitales de la provincia porque la red hospitalaria de las B.I. aún resultaba insuficiente. También se les trasladaba de Benicàssim a Castelló cuando su estado empeoraba, según cuenta el teniente-médico A. Olivella – destinado en el hospital internacional citado.

Robert M. Hilliard fue todo un personaje de novela: boxeador olímpico, simpatizante del IRA, estudiante de teología, marido, padre de cuatro hijos, bebedor, jugador, publicista, pastor protestante, periodista, miembro del Partido comunista y, finalmente, voluntario de las Brigadas Internacionales. El documental trata de reflejar la complejidad de su vida a través de las conversaciones que mantiene su joven sobrina con aquellos que le conocieron. Para la reconstrucción histórica ha contado con la ayuda de John Corcovan, profesor de la Universidad de Limerick, que ha publicado un artículo sobre el reverendo R. M. Hilliard, un hombre controvertido al que algunos consideran la “oveja negra” de la familia, y del que otros tienen una opinión más benevolente y recuerdan que pensaba que “el marxismo puro era el cristianismo llevado a la práctica, pero sin Cristo”. En el artículo citado se puede leer la última carta a su esposa, escrita pocos días antes de entrar en combate: “Enseña a los niños a defender la democracia […] Todavía odio luchar pero esta vez es necesario que se haga, a menos que el fascismo sea derrotado en España y en el mundo, habrá guerra para nuestros hijos.” Una bomba le hirió gravemente durante la batalla del Jarama.  En pocas semanas pasaría a engrosar la lista de los aproximadamente 70 irlandeses muertos defendiendo la República, informa el historiador irlandés Barry McLoughlin. El documental se estrenará durante las navidades en la televisión pública irlandesa.

Relacionado también con la Guerra Civil, ha estado veraneando en Benicàssim Joan Connelly Ullman,  profesora emérita de la Universidad de Washington y miembro correspondiente a EE.UU de la Real Academia de Historia. Visitó el cementerio de la localidad y rindió homenaje a la placa a los internacionales allí expuesta. La hispanista, acompañada de Domingo Casañ y del que escribe, recorrió Las Villas por la tarde y disfrutó leyendo los carteles que explican su historia. Con ellos, gracias a Jose A. Casañ – concejal en al Ayuntamiento-, el paseo marítimo se ha convertido en un museo al aire libre. El próximo verano tiene intención de asistir a la representación del Misteri d’Elx y de volver a Benicàssim. Espero convencerla entonces para que conozca otra joya de nuestra tierra: Els pelegrins de les Useres.

Publicado en Levante el 21 de Agosto de 2005


Cementerio de Castelló, Peter Carr, John Corcoran, G. Casañ y Sara, sobrina de R. M. Hilliard


Las Villas de Benicàssim, Joan Connelly Ullman y Domingo Casañ