PERSONAJES DEL MAESTRAZGO CARLISTA: EL BRIGADIER D. FRANCISCO VALLÉS ROSELLÓ

 

Cristóbal Castán Ferrer

 

El Maestrazgo ha sido escenario de extraordinarios y singulares episodios históricos. Sus gentes anónimas han sido protagonistas de esa historia, pero también ha contado con el protagonismo de personajes más o menos conocidos que han dejado su huella en nuestra historia. Fueron en su momento verdaderos generadores de noticias, personajes célebres, elementos determinantes en la vida de nuestros pueblos. Hoy en día su recuerdo permanece en el olvido.

 

Tal es el caso de nuestro protagonista, un tortosino que pasó gran parte de su vida en el Maestrazgo, donde echó raíces, entregado a una causa política en la que creía firmemente, participando en la vida política y tomando las armas cuando las circunstancias del momento le llevaron a ello, algo muy frecuente en el convulso siglo XIX español. Junto a Pascual Cucala, Tomás Segarra y otros, será un líder natural, conocedor de la tierra y de sus gentes, comprometido con sus ideales carlistas capaz de arrastrar tras de sí a centenares de hombres de nuestra comarca. Todo ese entusiasmo y entrega fuera de toda duda se truncará de una manera traumática al final de la Tercera Guerra Carlista, cuando acepta – quizás muy influenciado por el trato e incomprensión de que fue objeto por parte de algunos de sus superiores – cambiar sus lealtades, reconociendo como rey a Alfonso XII y renunciando a su fidelidad a la Dinastía carlista –representada en ese momento por Carlos VII - y a la causa a la que había servido sacrificadamente a lo largo de toda su vida.

 

Este trabajo intenta ser una aproximación a la figura de Francisco Vallés, como ejemplo de lo que fue la vida, los ideales y la lucha de otros muchos protagonistas anónimos – para nosotros - de nuestra historia.

 

La “Guerra de los Siete Años”

 

Nace Francisco Vallés Roselló en Tortosa el 16 de diciembre de 1820. Son sus padres Antonio (propietario) y María. Su actividad militar al servicio de la causa carlista empieza a muy corta edad, sin duda influenciado por la figura de su padre, voluntario desde los primeros momentos de la Guerra y jefe de una partida de Cabrera hasta su fusilamiento en Tortosa en 1835 (1). Es en ese año, concretamente el 10 de septiembre – aún no había cumplido los 15 años – cuando se incorpora a las fuerzas carlistas bajo las órdenes de Ramón Cabrera. Irá ascendiendo en el escalafón de una manera meteórica.

 

Su trayectoria durante este período fue la siguiente(2):

•  10 de septiembre de 1835, es destinado como Cadete del Arma de Infantería en el 1er. Batallón de Tortosa.

•  16 de abril de 1836, es nombrado Subteniente de la misma Arma.

•  4 de marzo de 1837, obtiene el empleo de Teniente.

•  25 de diciembre de 1837, es ascendido a Capitán.

•  6 de octubre de 1838, Teniente Coronel graduado.

•  6 de mayo de 1839, 2º Comandante.

•  1 de julio de 1840, recibe su último ascenso durante esta Guerra: Primer Comandante.

 

En la I Guerra Carlista presta sus servicios durante 5 años, 9 meses y 28 días, participando en 69 acciones bélicas, siendo herido en tres ocasiones, siempre en el mencionado 1er. Batallón de Tortosa. A continuación transcribimos la declaración de Francisco Vallés en la que da cuenta de las acciones en las que participó durante este período(3):

 

Año 1835.- En la acción librada contra los Nacionales de Vinaroz en los campos de dicha Villa y las de Alcanar el día quince de octubre.- El sitio y rendición del fuerte de Alcanar en 18 de octubre.- En la acción de La Cenia contra Iriarte el 25 Octubre.- Ataque y rendición de Roquetas, el 27 de Octubre.- Ataque y rendición de Cherta, en 2 de Noviembre.- Ataque y sitio de Alcañiz en 1º de Diciembre.-

 

Año 1836.- En la acción de las Parras contra Carmona el 15 de enero.- En la de Tortosa contra el 5º Bón. Ligero el 23 de Enero.- La de Castell-Serás contra el 1º Ligero, el 3 de Febrero.- Las de Salva- Cañete contra el Brigadier López, el 3 de Marzo.- La de Ojos Negros contra Nogueras el 14 de Marzo.- La de Albalate contra Churruca el diecinueve de Marzo.- Ataque y rendición de Líria, el 27 de marzo y de Villamarchante y Cheste el mismo día.- Acción de Chiva contra Palacios en 1º de Abril.- Sorpresa de Caspe el 1º de Mayo.- Acción de Ulldecona contra Briarte en 18 de junio.- Sitio de Gandesa y ataque contra Nogueras del 20 al 24 de junio.- Ataque y rendición de T[...] el 7 de Julio.- Acción de Rosell contra Borso el 21 de Julio.- La de Villarluengo contra Montero en 4 de Agosto.- Sitio de Gandesa del 12 al 18 y acción contra Nogueras del 26.- La de la Cenia contra Borso del 22 al 26, Octubre.- La de Valderrobles contra Avecias el 1º de Noviembre.- La de Chert y San Mateo contra Borso el 20 de Noviembre.-

 

Año 1837.- Ataques y rendición de Benimamet y Burjasot el 17 de enero.- Acción contra la guarnición de Castellón en 19 de Enero.- La de Torreblanca contra Borso en 21 de Enero.- La de Luco y Bordón contra el Marqués de Palacios el 2 de Febrero.- La de las Cabrillas el 18 de Febrero.- La de Gandesa contra Urbanos en dicho mes.- La de Mora la Nova contra los Provinciales en el referido mes.- Sitio y rendición de San Mateo del 21 al 28 Febrero.- Acciones contra Oráa en la Cenia del 5 al 10 de marzo.- La de Morella contra Oráa el 12 de Marzo.- Sitio de Gandesa del 20 al 27 [de mayo], y acción el 28 contra Nogueras.- La de Cherta contra Borso el 29 de Junio al paso del Ebro de Carlos V.- La de Chiva contra Oráa el 15 de Julio.- Ataque a Mora de Ebro el 27 de Julio en que fue herido.- La acción de Vallecas el 12 de Septiembre.- Ataque y entrada en Guadalajara el 17 de Septiembre.- La acción de Aranzueque contra Espartero en 18 de Septiembre.- La de Arcos de las Canteras contra Oráa el 22 de ídem.- Sitio a Amposta desde el 7 al 12 de Octubre.- La acción de Catí contra Oráa el 26 de Octubre.- La acción de Villar de Canes contra el mismo el 27 de Octubre.-

 

Año 1838.- Sitio a Falset del 7 al 10 de Enero.- Sitio y toma de Benicarló del 20 al 26 de Enero.- Sitio a Gandesa del 17 al 27 de Febrero.- Acción contra Ayerbe en 28 de Febrero en donde fue herido.- La de Alcora contra Borso en 14 de Julio.- La de Cinctorres contra San Miguel en 24 de Julio.- Las acciones diarias contra Oráa durante su sitio a Morella del 29 de Julio al 19 de Agosto.- Sitio y toma de Bellmunt del 24 al 26 de Septiembre.- La acción contra Pardiñas en Morella en 1º de Octubre.- Sitio a Caspe del 14 al 18 de Octubre.- Ataque y entrada a Calatayud el 16 de Noviembre.- Las acciones en los llanos de Iniesta contra López en 6 de Diciembre.-

 

Año 1839 (4) .- La acción de Alcora contra Van Halen el 2 de Febrero siendo herido.- Sitio y ataque a Villafamés del 14 al 16 de Abril.- La acción de Peñarroya contra Ayerbe en 1º de Marzo.- La de Alcora contra Aznar el 24 de Junio.- La de Adzaneta contra O´Donell el 18 de Julio.- Las acciones casi diarias contra O´Donell en su sitio a Tales del 1º al 16 de Agosto.- Las de Loras y Chulillas contra Espiroz el 24 de Diciembre.-

 

Año 1840.- La acción de Alcocer contra Quiñónez el 20 de Enero.- La de Peralejos y las Truchas contra Rodríguez el 24 del mismo mes.- En las diferentes sostenidas contra Espartero en Mayo frente a Morella y en la de Berga en 4 de Julio.

 

Actividad tras la Guerra de los Siete Años

 

Tras la última derrota en Berga pasará a engrosar las filas de la emigración carlista, dirigiéndose primero a Francia y, desde allí, a América. No volverá a estas tierras hasta ocho años después, instalándose en Alcalá de Xivert en 1848. Allí contraerá matrimonio con Dª Carmen Girona. Al menos un hijo, Luis Vallés Girona, siguió los pasos de su padre en las filas del carlismo.

 

Tomará parte activa en la política local, dirigiendo una de las facciones del partido carlista de Alcalá, conocida como de la capa – apoyada por el marqués de Villores y otros personajes notables -, en pugna con el grupo de la manta , encabezado por Pascual Cucala Mir(5).

 

De su proceder durante su residencia en Alcalá de Xivert habla el certificado del Alcalde de la población en 1875:

 

Don Gabriel Amella Mañes, Alcalde Constitucional de Alcalá de Chivert.

Certifico: Que el titulado Brigadier procedente de las filas carlistas, Don Francisco Vallés y Roselló no ha estado procesado por ningún concepto ni en ninguna época, habiéndose distinguido constantemente por su reconocida probidad y honradez, durante el tiempo de su permanencia en esta villa que va desde el año 1848 hasta el 1872, no resultando de sus antecedentes ninguna otra circunstancia que merezca consignarse.

 

Conste por la presente que a instancia de la Autoridad Militar de esta Villa, libro en Alcalá a siete de octubre de mil ochocientos setenta y cinco(6).

 

Resulta curioso constatar como en el citado certificado no se realiza mención alguna a su destacada participación en los acontecimientos del verano de 1869(7). En este episodio Vallés levantó en Alcalà una partida de 180 hombres (entre los que se encontrarían destacados personajes como Vicente Bou o Agustín Pascual, alias “Coqueta”) el 11 de agosto de 1869, que se sumó a las fuerzas de Agustín Mañes que actuaba en Alcossebre con el fin de proteger un esperado desembarco de armas. Poco a poco se fue convirtiendo en el jefe principal de las partidas levantadas en diversos pueblos (San Mateo, Traiguera, Ares, Cálig, etc). Logró contactar con los sublevados de la Plana, dirigidos por Galindo, reuniendo bajo su mando una fuerza de unos 380 hombres.

 

Las fuerzas gubernamentales a las órdenes del Capitán General de Valencia, Rafael Primo de Rivera, fueron ocupando los principales focos de la sublevación: la columna de Alfaro, San Mateo; tropas procedentes de Valencia, Alcalá de Xivert; la columna del Teniente Coronel José Goicoechea, Albocàsser; y dos columnas procedentes de Morella, se instalaron en Portell y Ares del Maestre. Éstas últimas eran comandadas por el Teniente Coronel Vicente Serrano, el cual tuvo noticia de que los sublevados se habían ido concentrando en Catí. La población fue atacada el 21 de agosto, produciéndose un cruento enfrentamiento. La victoria se decantó por el bando gubernamental, provocando bajas entre las fuerzas carlistas y la dispersión de todas las partidas. Algunos carlistas fueron encarcelados, otros se acogieron a indulto, regresando la mayoría a sus casas, hasta que volvieron a la lucha en la primavera de 1872. Lo mismo sucedería con nuestro personaje.

 

Llama la atención que por su participación en este levantamiento no conste en su expediente ninguna condena o proceso:

 

Don Bonifacio Cros y Delmás, escribano y secretario del Juzgado de primera instancia de San Mateo.

Certifico: Que vistos y reconocidos los libros de penados y demás antecedentes que obran en la secretaría de mi cargo, no resulta que Don Francisco Vallés Roselló, haya sido penado. Y para que conste en cumplimiento de lo mandado libro la presente que firmo en San Mateo a catorce de octubre de mil ochocientos setenta y cinco.

 

Vº Bº el Juez de 1ª Instancia: Francisco Moltó

 

Bonifacio Cros(8)

 

El 28 de mayo de 1870 se expide en Tour de Peslz, el nombramiento de Coronel de Infantería del Ejército Carlista, firmado por el Secretario de Carlos VII, Don Joaquín Elío, con antigüedad del 11 de agosto de 1870 (curiosamente un año después del inicio del alzamiento frustrado), “época en la que se distinguió en el Reyno de Valencia” . Cabe señalar que hasta aquel momento ostentaba la graduación de comandante, o sea, que obtuvo la de coronel, sin haber sido promovido al empleo de teniente coronel.

 

Tenemos noticias de su huida de Perpignan en agosto de 1870 ante la presión de las autoridades francesas, donde presumiblemente estaría preparando un nuevo levantamiento(9).

 

La Tercera Guerra Carlista

 

Durante la Tercera Guerra Carlista será el momento en que la figura de Francisco Vallés brillará con luz propia, junto a la de otros destacados jefes carlistas del Maestrazgo. Su persona, la de Pascual Cucala Mir y la de Tomás Segarra Verge, conformarán lo que se ha venido en denominar “el tríptico carlista del Maestrazgo”. Durante este período bélico - que en el Maestrazgo se desarrolla entre la primavera-verano de 1872 y el verano de 1875 - , Francisco Vallés pasará de ser la máxima autoridad militar carlista del Maestrazgo a verse totalmente postergado dentro del ejército al que desde los 14 años venía sirviendo. Quizás estos desengaños y el convencimiento de la derrota inminente, motivaron su petición de indulto, acogiéndose al denominado “Convenio de Cabrera”, al mismo tiempo que las fuerzas carlistas abandonaban el Maestrazgo y se daba por concluida la guerra en nuestra comarca.

 

Ya hemos visto como en 1870 fue promovido al empleo de Coronel, graduación con la que inició la guerra. En junio de 1872 el Coronel Vallés inicia sus actividades militares en la provincia de Tarragona, operando principalmente en las comarcas del Montsià, Baix Ebre y Priorat, ya que hasta mediados de 1873 la actividad militar de los carlistas en el Maestrazgo no tuvo especial importancia. Durante 1872 desempeñará el cargo de Comandante General de la Provincia de Tarragona, destacando en las acciones de la Bisbal de Falset el 25 de agosto contra las fuerzas del Coronel Capa, la de la Pobleta del 14 de septiembre y la del 30 de septiembre en La Palma y Pobleta de Granadella (Tarragona) donde resultó herido. El 4 de noviembre de 1872 recibe el nombramiento de Brigadier por parte de Carlos VII, refrendado por el Ministro de la Guerra Don Isidoro de Iparraguirre, por los méritos contraídos en esta última acción.

 

Hasta mediados de 1873 seguía actuando en la provincia de Tarragona participando en los siguientes hechos de armas:

Acción de la Sellera el 7 y 8 de enero, la de la Pileta el 10 de Marzo, Espluga de Francolí el 27 de Marzo, toma del Perelló 14 de Junio, rendición de Vandellós el 28 de Junio, Torredembarra el 29 de Junio y la Figuera el 7 de Agosto.

 

El 9 de agosto, nombrado ya Comandante General del Maestrazgo por el Infante Don Alfonso de Borbón y Austria-Este – en aquel momento Comandante General del Ejército Carlista de Cataluña -, cruzó el río Ebro hacia territorio del Maestrazgo, acompañado por unos cientos de voluntarios y el cabecilla Ramón Piñol, “Panera” . Esos mismos días empieza a organizarse la División del Maestrazgo con la reunión habida en los Puertos de Beceite entre Vallés, Cucala, Segarra, Polo y otros jefes carlistas. Se acordó la creación de 5 batallones, cada uno al mando de Cucala, Segarra, Polo, “Panera” y Vallés, respectivamente.

 

A finales de ese año participará en las siguientes acciones:

Cantavieja, el 2 de octubre; entrada en Segorbe; toma de Benissanet; rendición de Caspe, donde, logrará que se sumen a sus fuerzas más de 200 hombres jóvenes y el ataque de Mora de Ebro. Asimismo, el 15 de septiembre Tomás Segarra al mando de unos 700 hombres entra en Benicarló “ exhibiendo un oficio copia que se dice de otro expedido por el Jefe Vallés prohibiendo que los mozos de la Reserva se incorporen al Ejército, imponiendo a los padres, tutores o encargados 200 duros y otros 3 mensuales de contribución; imponiéndose también a los Ayuntamientos que cumplan las órdenes del gobierno Republicano 200 duros por cada mozo que ingrese en caja y prohibiendo bajo pena de la vida a los Alcaldes y demás individuos del Ayuntamiento dar parte de la ruta que sigan.”(10). A principios de noviembre se inicia el sitio de Morella por parte de los carlistas, deseosos de poder conquistarla, tanto por su situación estratégica como por el valor simbólico que su conquista supondría, tal y como reconoce el mismo Brigadier Vallés: “El deseo vivísimo que siempre he acariciado de ver ondear sobre los muros de la leal Morella la bandera Real, en cuya defensa tantos días de gloria alcanzara, estoy firmemente decidido a realizarlo cuanto antes (...).”(11). Vallés, actuando como Capitán General interino, dirige al Gobernador Militar de Morella un escrito conminando a la rendición de la plaza a cambio de respetar “la vida, honor y graduación” de los sitiados.

 

La derrota de Ares, en la que intervienen las fuerzas de Vallés, significará el fin del primer sitio sobre Morella que acabará a finales de noviembre, con la llegada de refuerzos para los sitiados encabezados por el General Palacios.

 

El 7 de noviembre de 1873 el Infante Don Alfonso es nombrado por su hermano, Carlos VII, Comandante General de Cataluña y del Centro, y por lo tanto máxima autoridad militar carlista en el Maestrazgo.

 

En 1874 el hecho más destacado es la toma de Vinaròs por parte de las tropas de Segarra y Vallés la noche del 17 al 18 de febrero. La población era defendida por el Coronel Navarro con una fuerza de 700 soldados del ejército regular, aparte de los miembros de la Milicia Nacional. Los carlistas se adueñaron de 800 fusiles, siete cañones de gran calibre y una enorme cantidad de municiones, víveres y pertrechos de guerra. Casi simultáneamente se produjo la toma de Amposta, lo cual produjo un efecto enorme entre los contendientes.

 

Según relata el mismo Vallés, el 24 de febrero fue elevado al empleo de Mariscal de Campo por Carlos VII(12).

 

El 24 de mayo de 1874 Don Alfonso de Borbón y Austria-Este y su esposa, Doña Mª de las Nieves de Braganza, cruzaron el Ebro por Flix, dirigiéndose hacia el Maestrazgo. Vallés recibió la orden de proteger la marcha del batallón de zuavos que acompañaba a D. Alfonso. Enterado Vallés de una posible emboscada por parte de los liberales, comandados por el General Salamanca, y viendo que los zuavos venían protegidos por las fuerzas de Tristany, decidió retroceder para evitar caer en la emboscada. Esta acción supuso el inicio del declive de Francisco Vallés. Inmediatamente fue destituido del cargo de Comandante General del Maestrazgo, pasando los batallones que estaban bajo su mando a las órdenes de Tomás Segarra. Poco después fue sometido a un Consejo de Guerra bajo el pretexto de haber fracasado un alijo de fusiles, siendo declarado inocente en dicho Consejo. En compensación se le otorgó el mando de las fuerzas de Chelva, cargo que él rechazó(13).

 

En octubre, Don Alfonso y Doña Mª de las Nieves abandonan España, cansados de las indisciplinas de algunos jefes y contrariados por la separación del ejército del Centro y de Cataluña.

 

En diciembre es nombrado D. Antonio Lizárraga Esquiroz como nuevo Comandante General del Ejército del Centro, otorgando a Vallés la Comandancia General de Cuenca y Guadalajara, sustituyendo al Brigadier Ángel Casimiro Villalaín. Los planes de Lizárraga eran impedir la llegada por ferrocarril de Alfonso XII a Madrid, para lo cual ordenó a Gamundi y a González Boet la toma de Guadalajara; a Velasco y Cucala la invasión del llano de Valencia; mientras que él junto a Vallés se dirigiría a Aranjuez, de esta manera dejaría incomunicado Madrid con Valencia, Murcia y Aragón. Sus planes fracasaron, el único logro positivo fue la toma de Molina de Aragón por parte de Vallés el 13 de enero de 1875. Sería ésta la, última acción destacada en la que intervendría. En total prestó sus servicios a la causa carlista durante la Tercera Guerra durante 3 años, 2 meses y 27 días.

 

La sustitución de Lizárraga por Dorregaray en la Comandancia General del Centro en enero de 1875, marcará el final de la actividad de las fuerzas carlistas en el Maestrazgo y la definitiva caída en desgracia del Brigadier Vallés. Otro hecho que ayudó a derrumbar, aún más, el ánimo de los carlistas, fue el reconocimiento de Alfonso XII como rey por parte del General Cabrera (tras negociaciones directas con Cánovas del Castillo) con la firma en el hotel Mirabeu de París, el 11 de marzo de 1875, de un convenio donde se reconocía el mantenimiento de los fueros en las provincias Vascongadas y Navarra y el respeto a los grados de militares carlistas que se acogieran a indulto. De esta manera Cabrera y sus seguidores aceptaban el nuevo régimen de la Restauración a cambio de que se les reconociera sus méritos, grados, condecoraciones y títulos con sus correspondientes asignaciones económicas(14).

 

Mientras tanto, Francisco Vallés era sumariado por infidencia y encerrado en la cárcel de Beceite. Allí se encontraba a principios de julio cuando las fuerzas carlistas mandadas por Dorregaray , y sin ninguna orden expresa para hacerlo, abandonan el Maestrazgo, cruzando el Ebro por Caspe. De esta manera acababa prácticamente la Tercera Guerra Carlista en el Maestrazgo.

 

Nuestro protagonista se presentó a las autoridades liberales de Tortosa el día 15 de julio y el día 26 realizaba “por escrito el reconocimiento y sumisión a S.M. el Rey (Alfonso XII) adhiriéndose a la manifestación de Ramón Cabrera.” De Tortosa, al igual que otros muchos carlistas presentados a indulto – entre los que se encontraba su hijo Luis(15) - pasó a Valencia y el 31 de agosto fue dada la orden por el Ministerio de la Guerra para su trasladado al depósito de carlistas presentados a indulto de Ávila. Allí la Junta Clasificadora de Carlistas Presentados inició los expedientes destinados a comprobar la veracidad de los datos aportados por todos aquellos militares carlistas que se acogían al convenio de Cabrera. Francisco Vallés intentó demostrar, como hemos visto, su graduación de Mariscal de Campo y la posesión de la Gran Cruz de la Real Orden Americana de Isabel la Católica, con escaso éxito, ya que la Junta Clasificadora sólo le reconoció el derecho a indulto(16). De esta manera acababan 9 años, 7 meses y 11 días de vida militar en defensa de la causa carlista (sin contar, por supuesto, su compromiso a nivel político en su vida civil). Cabe destacar que fue el único de los jefes carlistas de nuestras tierras que se acogió a indulto, ya que ni Cucala, ni Segarra lo hicieron, si bien este último lo solicitó en julio de 1882. Fijó su residencia en Valencia donde moriría el 18 de febrero de 1912, a los 91 años de edad, sin duda el más longevo de aquellos jefes carlistas del Maestrazgo protagonistas de la Tercera Guerra.

 

 

Francisco Vallés durante la III Guerra Carlista

(La fotografía procede del libro de Javier Urcelay, El Maestrazgo carlista: Una visita a los escenarios y lugares de las Guerras Carlistas del siglo XIX)

 

 

Don Carlos VII y su hermano D. Alfonso

(parte superior izqda., de pie),

junto a dos generales de su Estado Mayor

 

Notas:

 

1.- Meseguer Folch, Vicente, Carlismo y carlistas de Alcalá de Xivert. Benicarló, Centre d´Estudis del Maestrat, 2000.

2.- Archivo General Militar de Segovia (AGMS) , Sección 1ª, Legajo B-426. Expediente del titulado Brigadier Don Francisco Vallés Roselló.

3.- AGMS , ídem. Declaración de D. Francisco Vallés Roselló, 3 de septiembre de 1875.

4.- Aunque no consta en su expediente militar, fue hecho prisionero por los cristinos en la acción de Montalbán, en 1839, siendo poco después canjeado. Archivo Carlista de Sevilla ( A.C.S.) , ficha biográfica de Francisco Vallés Roselló.

5.- Meseguer Folch, Vicente, op.cit.

6.- AGMS , ídem, Certificado del Alcalde Constitucional de Alcalá de Chivert, 7 de octubre 1875.

7.- Castán Ferrer, Cristóbal, “Notas sobre el frustrado alzamiento carlista de 1869 en el Maestrazgo”, en Boletín del Centro de Estudios del Maestrazgo , nº 64, julio-diciembre de 2000.

8.- AGMS , ídem. Certificado expedido por el Juzgado de Primera Instancia de San Mateo, a petición de la Junta Clasificadora de Carlistas Presentados.

9.- Vallverdú i Martí, Robert, El tercer carlisme a les comarques meridionals de Catalunya: 1872-76 . Barcelona, Publicacions de l´Abadia de Montserrat, 1997.

10.- Archivo Municipal de Benicarló ( A.M.B.) , Acta de la sesión ordinaria del domingo 21 de septiembre de 1873.

11.- Kostka, Estanislao de, Efemérides de la Guerra Civil en el Alto Maestrazgo . Morella, Imprenta de Clemente Marín, 1877.

12.- AGMS , ídem, Carta de Francisco Vallés al presidente de la Junta Clasificadora de Carlistas Presentados: “ Excmo. Sr.: No siendo posible presentar junto con los demás que tengo el honor de poner en manos de V.E. el último despacho ó sea el de Mariscal de Campo, por haber sufrido extravío, ruego a V.E. se digne ordenar se abra sumario información para poder justificar dicho extravío. En ella pueden disponer al Coronel de Infantería D. Feliciano Santos residente en Barcelona, el jefe de igual clase D. Manuel de Belda residente en Valencia y D. Luis de Toledo residente en ésta de Madrid. Y a más haré gestiones, para adquirir el Boletín Oficial que se publica en Estella, en el que aparecen mi promoción a dicho empleo. Dios guarde a V.E. muchos años. Ávila, 3 de septiembre de 1875. Francisco Vallés“

13.- Ruiz de Lihory, José, Alcalá de Chivert: Recuerdos históricos. Valencia: Est. Tipográfico Doménech, 1905.

14.- La actitud de Cabrera motivó la respuesta de Carlos VII privándole “de todos los grados honores, títulos y condecoraciones (...), sin perjuicio de que si en algún tiempo fuese habido, sea entregado al tribunal competente para ser juzgado y sentenciado con arreglo a Ordenanza.” . Decreto dado en Durango el 20 de marzo de 1875.

15.- AGMS , Sección 1ª, Legajo D-44. Expediente del titulado Capitán de Infantería procedente de las filas carlistas Don Luis Vallés Girona. “ Hijo de D. Francisco y Dª Carmen avecindados en el pueblo de su naturaleza, estando estudiando se incorporó en clase de cadete a las fuerzas carlistas que mandaba el titulado Comandante General de la Provincia de Tarragona D .Francisco Vallés en 4 de febrero de 1873. Vicisitudes durante su permanencia en las filas carlistas: 1873 . En 4 de febrero incorporado a las fuerzas carlistas mandadas por el titulado Comandante General D. Francisco Vallés, fue destinado en Clase de Cadete al 1er. Batallón de Tarragona, en 10 de agosto lo fue al 1er. Batallón de Guías en Clase de Alférez en cuyo Batallón obtuvo los empleos de Teniente y Capitán por acciones de guerra, mandando la 1ª Compañía del expresado Batallón. 1875 . En 15 de julio se presentó al Coronel Gobernador Militar de la Plaza de Tortosa, bajo las condiciones, según dice, del manifiesto dado por el General Cabrera, reconociendo a S.M. D. Alfonso XII como Rey Legítimo de España. El 30 del expresado mes se trasladó a Valencia permaneciendo en dicha población hasta el 26 de agosto que marchó al depósito de Ávila.

16.- AGMS , Sección 1ª, Legajo B-426. Dictamen de la Junta Clasificatoria . El de esta Junta es que Don Francisco Vallés y Roselló titulado Brigadier procedente de las filas carlistas no tiene más derecho que al indulto otorgado por su permanencia en dichas filas. Según afirma en su relación jurada llegó a obtener en la pasada guerra civil y antes de su emigración el empleo de comandante graduado de Teniente Coronel, lo que no acredita ni dice cuando recibió la efectividad de dicho grado, dando a conocer no lo ha ejercido, y si bien hace constar los de Coronel y Brigadier fue promovido al primero encontrándose en su casa y de un modo irregular según se ha dicho en el informe, pues manifiesta el Alcalde de Alcalá de Chisvert, que en aquella época se encontraba como vecino en dicha población y no en armas como indica la credencial que aparece prestando un servicio futuro, cuyas circunstancias así como la de desconocerse su aptitud para el mando dan lugar a que esta junta opine que si el convenio de Cabrera, al cual se acoge al hacer su presentación le diese algún derecho deberán tenerse en cuenta por el Gobierno de S.M. las razones expresadas y la de que en 8 años y 21 días que dice estuvo en armas contra el Gobierno constituido (lo que no justifica), ha conseguido elevarse al empleo de Brigadier y pretende probar era Mariscal de Campo con la Gran Cruz de Isabel la Católica, empleos y honores que en este Ejército no los disfrutan Jefes muy beneméritos que cuentan más de cuarenta años de servicio. Madrid 21 de Diciembre de 1875. El General Presidente: Vicente de Vargas.”